Un recorrido por las villas termales, una fuente de bienestar

Desde hace milenios, el agua es una fuente de bienestar y uno de los secretos para tener cura del cuerpo y la mente. Los griegos y los romanos introdujeron el uso del agua como elemento terapéutico y la pasión se ha transmitido de generación en generación hasta llegar a nuestros días.

Los beneficios terapéuticos de los balnearios y las aguas termales son conocidos desde la época de la Antigua Roma. De hecho, algunos de los balnearios más antiguos se reconstruyeron a partir de antiguos centros termales construidos por los romanos. Como bien sabes, sus efectos terapéuticos son muchos y variados como por ejemplo: ayudan a combatir el dolor puntual o crónico, benefician nuestro sistema digestivo, tratan las diversas afecciones dérmicas, nos ayudan a limpiar los pulmones de la contaminación ambiental y nos ayudan a combatir el estrés y el agotamiento mental. Es por este motivo que, hoy, queremos dar protagonismo a la importancia del turismo termal y hacer que sea un tipo de turismo atractivo para todas las edades y también para cualquier época del año.

Cataluña cuenta con muchos balnearios donde podrás descubrir el auténtico significado de la palabra bienestar, donde se ofrecen servicios profesionales de quiromasaje, de estética corporal y facial o programas específicos de balneoterapia. Además, algunos municipios catalanes han hecho de las aguas termales y mineromedicinales una manera de vivir y entender la vida como: Caldes d’Estrac, Caldes de Malavella, Caldes de Montbui, La Garriga, Sant Climent Sescebes, Sant Hilari Sacalm y Santa Coloma de Farners. Todos ellos, ponen a tu alcance centros termales que puedes combinar con descubrimientos de patrimonio cultural, visitas al entorno natural, actividades de ocio y buena gastronomía.

Los 12 municipios termales de Cataluña: Caldes de Montbui, Caldes de Malavella, Caldes d’Estrac, El Vendrell, La Garriga, Les, Montbrió del Camp, Naut Aran, Santa Coloma de Farners, Santa Coloma de Gramenet, Sant Hilari Sacalm y Vallfogona de Riucorb, se han agrupado para formar la Asociación de Villas Termales de Cataluña, una entidad que apuesta por posicionar el carácter y el valor de las aguas mineromedicinales, promocionar los recursos turísticos y termales de las villas y, finalmente, crear una plataforma o grupo de influencia para defender los intereses de este sector clave en ámbitos como el sanitario o el turístico.

Si tienes ganas de disfrutar de un turismo de relajación y lleno de bienestar, te invitamos a visitar algunas de las villas termales más importantes del territorio gerundense como Caldes de Malavella, Sant Hilari Sacalm o Santa Coloma de Farners. ¿Has visitado alguna? Sigue leyendo y no te pierdas todo el que te pueden ofrecer si quieres conseguir un descanso reparador.

Caldes de Malavella, es una de las localidades que mantiene una estrecha relación con las aguas termales y mineromedicinales, puesto que cuenta con tres lugares donde aflora el agua termal a una media de 56 °C-60 °C: el Puig de les Ànimes, el Puig de Sant Grau, donde hay el monumento de las Termas Romanas, y el Puig de las Moleres.

Archivo Imágenes PTCGB. Balneari Vichy Catalan Caldes de Malavella. Karel Noppe.

Sus calles, plazas y jardines son llenos de elementos patrimoniales que reflejan un legado histórico forjado a través del estrecho vínculo entre estas aguas: las fuentes de agua termal, los Balnearios, las casas modernistas, los espacios de paseo… Y el centro museográfico Espacio Aquae donde se expone el proceso de formación y la importancia de estas aguas milagrosas.

El agua termal de Caldes de Malavella es curativa y apropiada para el tratamiento de enfermedades reumáticas, dispepsias, hepatitis, fracturas, heridas, y al mismo tiempo son recomendadas para regular las alteraciones del aparato digestivo, urinario y circulatorio. Estos tratamientos se pueden seguir tanto desde los Balnearios, como desde las fuentes públicas, como llevándose el tratamiento a casa tomando el agua termal de alguna de las cuatro embotelladoras.

Archivo Imágenes PTCGB. Balneari Vichy Catalan Caldes de Malavella. Maria Geli i Pilar Planaguma.

Otro destino que no te puedes perder es Sant Hilari Sacalm. Un lugar donde no pasarás nunca sed, puesto que es “la villa de las cien fuentes”, todas de aguas mineromedicinales. Algunas de tan conocidas como la fuente Picant, la fuente de Gurb, la fuente Vella, la fuente del Serrat o la fuente del Ferro. Déjate llevar por el encanto de un entorno natural donde tienes mucho para descubrir y por la singularidad de una población que te acogerá con los brazos abiertos. Descubre parajes, tradiciones y todo aquello que los bosques protectores de las Guilleries nos regalan para que disfrutemos con calma, contigo.

Archivo Imágenes PTCGB. Sant Hilari Sacalm. Vilar Rural Sant Hilari.

Y por último, podemos decir que Santa Coloma de Farners es la capital de la Selva, la capital del agua. Rieras y riachuelos, pozas, fuentes, termas y baños… Aquí disfrutarás del agua de muchas maneras diferentes. Puedes empezar el día haciendo un trago en la fuente de San Salvador o en la fuente Picant. Llena la cantimplora para subir al castillo de Farners. Para descansar, sumérgete en las aguas medicinales de las termas del pueblo. Y, para acabar, ¿qué te parece pasar la noche en el balneario?

¡No esperes más! Es momento de escuchar tu cuerpo y dejarte llevar por el bienestar que ofrecen las aguas termales y sus beneficios terapéuticos, tanto físicos como psíquicos. ¿Te animas a vivir una experiencia única entre aguas?