Tener plantas en casa es una fuente de bienestar

Las plantas pueden dar vida y color a tu casa, y promover el bienestar de todos sus habitantes. ¿Sabíais que ciertas variedades incluso mejoran la calidad del aire y liberan un aroma sutil y natural en nuestro hogar? Añadir plantas a nuestro interiorismo puede aportar beneficios para la salud. El primer paso es crear un entorno ordenado, para convertir nuestra casa en un lugar de comodidad y confort, donde podamos desconectar del estrés diario. El secreto para que fluyan las energías positivas es tirar aquello que no utilizamos o reciclarlo, mover el mobiliario para crear espacios cómodos y armónicos, y no olvidar colocar plantas que alegren el lugar.

Beneficios y propiedades de las plantas en casa

Las plantas no solo añaden color y vitalidad a tu espacio, sino que también cambian los aspectos físicos del medio ambiente de manera agradable. Las plantas pueden aumentar la humedad beneficiosamente en casa, disminuir los ruidos, e incluso moderar la temperatura del hogar. También ayudan a eliminar del aire las toxinas y contaminantes de lugares cerrados y abiertos, como el formaldehído, tolueno, benceno y xileno, los cuales pueden ser incluso cancerígenos. Por supuesto, las plantas también aportan oxígeno puro al ambiente y limpian el CO2 del aire.

Además, las plantas de interior pueden hacer maravillas para la salud mental, ayudándonos a combatir el estrés. Las plantas en macetas y su mantenimiento activo nos brindan la oportunidad de olvidarnos por un momento de los problemas diarios. Recordad que, aunque esto es muy positivo para nosotros, la planta también va a notar estas energías positivas creciendo e incluso floreciendo.

Las plantas más beneficiosas para la salud

¿Sabías que las plantas de interior pueden ayudarnos a conciliar el sueño? La cantidad y calidad del sueño que tenemos tiene un gran impacto en nuestra salud.  Por eso, para los dormitorios es mejor escoger plantas como las orquídeas y el aloe. Ambas emiten oxígeno por la noche para ayudarnos a respirar mejor y a absorber las toxinas del aire. Si preferimos un olor dulce que mejore la calidad de sueño, podemos elegir jazmín o lavanda.

Para los salones recomendamos lirios y filodendros. El lirio es una planta de bajo mantenimiento con una atractiva flor blanca que absorbe los contaminantes del aire interior. Para las cocinas, podemos utilizar el aloe vera y para los baños podemos escoger helechos. Estos cuartos necesitan plantas a las que les guste la humedad y el calor y que puedan hacer frente a las condiciones de luz reducida.

Por último, si tenemos una oficina en casa o un lugar de trabajo o estudio, es una buena idea optar por las gerberas y plantas de araña. Las margaritas de gerbera agregarán un toque de color a nuestra oficina y ayudarán a eliminar las toxinas del aire. Las plantas de araña son una de las plantas más fáciles de cuidar y se pueden mantener en lugares menos soleados (generalmente no les gusta estar bajo la luz solar directa). El romero también puede ser una opción, pues es una hierba que se ha utilizado en la medicina popular durante siglos para mejorar la concentración y la memoria.

El bienestar que nos aportan las plantas

Sentir una sensación de logro con el cultivo y cuidado de plantas es un placer inigualable. No es de extrañar que la calidad de vida de muchas personas mejore con solo colocar plantas en macetas y aprender a cuidarlas en casa. Recordad además que podemos desarrollar una relación inigualable de compañerismo, ¡no es de extrañar que terminemos cantándoles y hablándoles!

Por supuesto, otro de los motivos para tenerlas en casa es que nuestra productividad puede dispararse. Ese cactus que se encuentra en el escritorio de casa podría darnos un impulso cerebral a la hora de estudiar o teletrabajar. 

Por último, aunque parezca mentira, las plantas pueden ayudar a promover la curación de lesiones y enfermedades. Y es que, al rodearnos de plantas, podemos crear una especie de santuario natural en el que nos sentimos seguros y protegidos. El bienestar y el placer pueden ayudar a que nuestro cuerpo sane más rápidamente. Por ejemplo, el uso de plantas en espacios interiores disminuye la incidencia de piel seca, resfriados, dolor de garganta y tos seca.

La buena salud y el bienestar dependen de algo más que de la dieta y el ejercicio. Sin duda, sabemos que nuestro entorno también afecta a la salud, y la planta de interior adecuada puede marcar una gran diferencia en nuestro estado de ánimo, tranquilidad, calidad de sueño e incluso en la respiración. Os animamos a conocer más sobre las plantas ideales para vuestro hogar.