Tecnicas para reducir el estres

El estrés suele ser un fenómeno complejo, especialmente en el entorno laboral, en el que entran en juego variables del puesto de trabajo y de la organización, pero también las expectativas de cada persona y su capacidad de resolución ante las situaciones complejas. Y esta palabra tiene su sentido, ya que el estrés proviene de una palabra griega que significa ‘estrechar’.

Por lo tanto, en casos extremos, hay que consultar a un experto si no se quiere terminar sufriendo lo que se conoce como burnout o síndrome de la persona quemada. También es indispensable visitar a un psicólogo cuando el estrés es consecuencia de una situación traumática, ya que es necesaria la intervención de un profesional para reducir el sufrimiento y tratar el problema desde la raíz. Vivir bajo la tensión y la presión del estrés desmejora tu calidad de vida y puede afectar también a tus seres más cercanos.

El estrés es una reacción del organismo para afrontar una situación que se percibe como amenazante.

Para muchos relajarse es sinónimo de sentarse frente al televisor sin hacer nada después de un día agotador. Como ya podemos imaginar, esta estrategia nos puede ser de ayuda un día, tal vez dos… Sin embargo, las auténticas técnicas de relajación para aliviar el estrés van más allá de un sofá y ver la televisión o navegar por Internet.

Como bien sabemos, experimentar cierto nivel de estrés es necesario para la vida: para despertar la creatividad, para fomentar el aprendizaje y para la propia supervivencia. El estrés pasa a ser peligroso cuando se escapa de nuestro control e interrumpe el estado saludable de equilibrio que el sistema nervioso necesita.

Este trastorno puede generar diversas consecuencias en tu salud como: depresión, úlceras, presión arterial alta, reducción del deseo sexual y sobrepeso.

Existen técnicas efectivas que pueden ayudarte a liberarte de este terrible mal y olvidarte del estrés:

  • La risa puede ser la mejor medicina para combatirlo. Una buena película, un buen libro, conversar con los amigos o la familia… todo aquello que haga reír siempre es una buena terapia.
  • Hacer deporte de manera regular ayuda a controlar el estrés mediante la liberación de sustancias neuroquímicas como la norepinefrina.
  • Un desayuno sano. La comida que ingieres en el desayuno puede afectar directamente la manera de controlar el estrés y la ansiedad.
  • Todo el mundo sabe que el estrés puede provocar problemas de sueño y la falta de sueño también puede provocar estrés. Así pues, dormir adecuadamente es necesario para que la mente y el cuerpo estén descansados.
  • Escuchar música durante treinta minutos puede ayudar a relajarte y bajar los niveles de estrés, además de mejorar tu frecuencia cardíaca y los niveles de cortisol.
  • Recuperar tu sentido del control y adoptar una actitud positiva frente al estrés puede ayudar a superar las situaciones más complicadas.
  • La práctica del yoga y las técnicas de respiración ayudan a rebajar el estrés.
  • La práctica del mindfulness mejora la calidad de vida de las personas, porque enseña la habilidad de ser consciente y ayuda a cultivar niveles de atención y compasión más profundos.
  • Los beneficios de un masaje relajante. Esta terapia es una de las más agradables y efectivas para reducir el estrés.

Animate a practicar los consejos que más te convengan. Trata de relajarte y evita que el estrès se apodere de la tu vida.