Rincones de la Costa Brava para conectar con la naturaleza y el bienestar

Ahora que se acerca el buen tiempo, la Costa Brava se convierte en el destino perfecto para hacer una escapada y disfrutar de unos días de desconexión en familia o con amigos. Un lugar que es mucho más que playas y calas de aguas transparentes: pueblos medievales muy conservados, actividades en la naturaleza y una gastronomía deliciosa y saludable te esperan en esta zona privilegiada del litoral catalán. Pura esencia mediterránea.

Si todavía no os hemos convencido, os proponemos diferentes rincones de la Costa Brava para visitar y hacer actividades al aire libre. Después de los meses de frío y sin movernos mucho de casa, llega el momento de conectar con la naturaleza para cuidarse y mejorar nuestro bienestar.

Empezamos con uno de los puntos más reconocidos de la Costa Brava: Roses. Más concretamente en Punta Falconera, uno de los parajes más emblemáticos de este municipio por donde podrás pasear y disfrutar de unas vistas increíbles. Además, está caracterizado por una gran diversidad y riqueza natural, terrestre y marina. Este cabo es el punto más meridional de la península del Cap de Creus y separa las dos costas de Roses: la bahía de Montjoi y las calas de Canyelles Grosses y Canyelles Petites. ¿Todavía no lo habéis visitado? Hasta que tengáis la posibilidad de hacerlo, os invitamos a escuchar el soundscape de Edgar Tarrés, donde a través de sonidos podremos meditar y sentirnos más cerca de la naturaleza.

Archivo PTCBG. Cala Montjoi. Francesc Tur.

Seguimos con uno de los rincones más visitados, Lloret de Mar. ¡Una combinación perfecta y única de un entorno marítimo y paisajes sorprendentes, donde podemos encontrar desde zonas rocosas hasta impresionantes playas de arena! Lloret de Mar tiene una gran belleza natural y cultural, donde también nos ofrece la posibilidad de recorrer mediante una ruta, conocida como la Ruta de los Indianos, los diferentes edificios que muestran la huella del legado que dejaron en el municipio.

Disfruta de los espacios naturales, visita los Jardines de Santa Clotilde o descubre las calas más escondidas. Además, lo podéis hacer de muchas maneras: a pie, en bicicleta e incluso haciendo marcha nórdica. Si preferís pasar un fin de semana para desconectar y descansar te proponemos dos opciones donde podrás disfrutar de esta tranquilidad. El hotel Azure, un lugar donde estarás rodeado de playa y naturaleza con una gastronomía de proximidad excelente, dando protagonismo a los productos más emblemáticos de la zona. O también, si lo prefieres, el Hotel Sant Pere del Bosc, un rincón ideal para que respires paz y bienestar, donde el lujo del silencio y la desconexión son los protagonistas, formando la ecuación perfecta para conseguir la evasión que tanto mereces.

Otra manera de reconectar con el bienestar es mediante la naturaleza en los bosques terapéuticos. ¿Los conocéis? La Asociación Sèlvans está formada por personas que trabajan de manera cooperativista para acercar las personas a la naturaleza mediante los baños de bosque. Son muchos los beneficios que ofrecen este tipo de actividades, gracias a la aerobiología forestal, la respiración consciente, el silencio y una reconexión con el entorno natural a través de todos nuestros sentidos. Si todavía no habéis visitado ninguno, os proponemos un baño de bosque en Can Fornaca, al lado de la villa de Caldes de Malavella, uno de los mejores espacios forestales para reconectar con la naturaleza y muy cerca de las aguas termales del municipio. Es un bosque mixto mediterráneo húmedo formado de roble, alcornoque y pino piñonero, con ejemplares muy notables de estos dos últimos.

Archivo PTCBG. Cooperativa Sèlvans. Javi Cabrera.

Siguiendo con estos parajes naturales, y ahora que hace buen tiempo, pero sin calor excesivo, también es un buen momento para visitar el Parque natural dels Aiguamolls del Ampurdán, el paraíso catalán de los pájaros. Este está formado por lagunas saladas, lagunas dulces, prados inundables y espacios de cultivo. Es un parque natural protegido y de gran interés por los amantes de la ornitología, así como un lugar fantástico para los amantes de la fotografía. Pero no solo esto: en los Aiguamolls del Ampurdán también se puede hacer una bonita ruta de senderismo en terreno plano ideal para aquellos que les guste estar rodeados de naturaleza respirando el aire marino. ¡Hay diferentes circuitos a escoger! Eso sí, no os descuidéis los binoculares o la cámara, porque las imágenes que se pueden captar en este pequeño rincón de nuestro territorio pueden ser espectaculares.

Archivo PTCBG. Aiguamolls del Ampurdán. Lluís Carro.

Os invitamos a disfrutar del aire libre esta primavera, reconectando con todas las maravillas de la naturaleza que nos rodea y cuidaros con los centenares de propuestas de bienestar de nuestra Costa Brava. Descubre todo un mundo de Salud y Bienestar en nuestro territorio.