¿Quieres un cuerpo flexible y una espalda sana? Método Mézières

El método Méziéres nace en el año 1949 gracias a la fisioterapeuta francesa Françoise Mézières que creó una terapia de reeducación postural personalizada que equilibra las cadenas musculares y mejora la postura, de una manera progresiva. Está indicado para tratar lesiones y dolores de la columna vertebral y las extremidades: contracturas, artrosis, hernias discales y escoliosis.

El fisioterapeuta considerado Mezierista guía y asiste al paciente durante la sesión para que conozca mejor su cuerpo, la respiración y las tensiones musculares.  En la primera visita, el fisioterapeuta lleva a cabo una entrevista para tener un amplio examen físico global para valorar el estado de las cadenas musculares y conocer los desequilibrios de su postura.

Con el método Mézières podemos conseguir una postura equilibrada y armoniosa, mejorando la salud global

Los beneficios de este método son para tener un cuerpo flexible, una espalda sana. El fisioterapeuta tiene como objetivo equilibrar la espalda del paciente, prevenir lesiones y mejorar su rendimiento deportivo. Es muy importante tener una postura equilibrada para recuperar la armonía de la columna vertebral, la libertad de hombros y cabeza, realizando la belleza postural. Su finalidad es también la de eliminar las contracturas y tensiones musculares, llegando a las causas que las provocan. Para eso, se equilibran y relajan las cadenas musculares, mejorando el dolor crónico.

¿Sabías que 7 de cada 10 dolores de espalda se relacionan con un problema postural?

También resulta eficaz en deportistas, músicos, bailarines y en general, en todas las actividades profesionales que provocan sobrecargas posturales y movimientos repetitivos.

El método Mézières trata las lesiones de espalda y las extremidades.

 

La base del tratamiento es la siguiente:

  • Posturas globales. Se realizan estiramientos activos globales de las caderas musculares, que mejoran la elasticidad y tonifican los músculos atrofiados, adaptados a cada persona acordes con su respiración.
  • Terapias manuales. Durante el tratamiento se utilizan técnicas de masaje sobre los músculos tensos y técnicas manuales suaves, que permiten integrar las articulaciones en la reeducación global.
  • Conciencia corporal. Mediante técnicas y ejercicios de sensibilización se consigue que la persona conozca mejor su cuerpo, mejorando el esquema corporal.
  • Movimiento natural y ritmos corporales. Con una postura armoniosa y ejercicios que respeten el movimiento natural del cuerpo, conseguimos liberar la respiración y recuperar la buena gestualidad.