¿Qué es el ayuno intermitente? Beneficios y consejos de los expertos

El ayuno intermitente es un nuevo concepto de hábitos alimentarios que en los últimos años ha despertado el interés de muchas personas que buscan mejorar su bienestar cuidando la alimentación, y ha pasado a ser una de las principales tendencias relacionadas con la nutrición saludable.

¿Cómo funciona?

Hacer ayuno intermitente consiste básicamente en alternar periodos en que se come de manera habitual con periodos en que la ingesta calórica es prácticamente nula o muy restringida, puesto que se limita solo al consumo de líquidos poco calóricos como cafés, tés e infusiones. 

Hay varias maneras de implementar esta práctica en nuestro día a día. Para escoger cuál es la más adecuada y beneficiosa para nosotros habrá que tener en cuenta diferentes variables como la actividad física que realizamos, la edad, el género y nuestras condiciones de salud.

Una de las rutinas más practicadas es el “ayuno intermitente 16/8”, que consiste en intentar estar en ayunas durante dieciséis horas al día y comer solo durante las otras ocho restantes, repitiendo lo mismo cada día de la semana. También existen otras variaciones que distribuyen de manera diferente las horas de ayuno, como por ejemplo 12/12 o 18/6, pero la más popular es la 16/8, puesto que nos permite concentrar las comidas durante parte del día y aprovechar las noches dentro del periodo de ayunas.

Por otro lado también hay quién practica el que se conoce como “ayuno intermitente 5:2”, que se basa en alternar periodos más largos, de varios días. A rasgos generales, consiste en comer lo que se quiera durante cinco días y consumir un número reducido de calorías diarias durante dos días no consecutivos, los días de “ayuno”.

En ambas modalidades, durante los periodos de ayuno se pueden tomar, como hemos comentado anteriormente, líquidos poco calóricos como el café, tés e infusiones. En este sentido, Marta Romaní, experta en nutrición saludable y consciente, nos recomienda el consumo de hierbas depurativas como el boldo, desmodium, diente de león, cardo mariano y la ortiga y en especial las hepáticas, puesto que ayudarán al hígado en la tarea de eliminación de toxinas.

Hotel Rural Resguard dels Vents – Javi Cabrera

¿Cuáles son los beneficios del ayuno intermitente? 

Estudios publicados en el Proceedings of the National Academy of Sciences y en el American Journal of Clinical Nutrition dicen que reducir de manera considerable la ingesta de calorías en días alternos puede ayudar a perder peso, pero también a mejorar el metabolismo y posiblemente a alargar la esperanza de vida.

Uno de los efectos más interesantes del ayuno intermitente es la respuesta del cuerpo, puesto que se observa una bajada de los niveles de azúcar y de insulina en sangre. Esto puede ser beneficioso para prevenir la diabetes y otras dolencias cardiovasculares. Esta disminución de la insulina en sangre es un efecto de la pérdida de peso y de la reducción del consumo de energía. 

Esta rutina de alternar comidas y ayunas también ayuda a reducir la presión arterial, la inflamación y el estrés oxidativo, puesto que cuando metabolizamos los alimentos se genera oxidación y radicales libres. También nos puede proteger contra dolencias neurodegenerativas y contribuye a tener un metabolismo fuerte y saludable.

Es importante tener en cuenta que no se trata de pasar hambre ni de privar a nuestro cuerpo de nutrientes. Tenemos que estar atentos a las señales que nos envía nuestro cuerpo, y adaptarnos a lo que nos pide en cada momento. Muchas personas afirman que, después de unas semanas con esta nueva rutina, se sienten más ligeras y que, una vez se han acostumbrado, sus niveles de energía y su estado de ánimo mejoran.

Recomendaciones de los expertos

Para que esta dieta funcione hay que insistir a cuidar no solo las cantidades que comemos, sino también el tipo de alimentación. Muchos estudios y expertos que validan el ayuno intermitente con el objetivo de adelgazar o mejorar nuestro estado de salud, destacan la necesidad de acompañarlo siempre con una nutrición e hidratación adecuada. La dieta mediterránea es una buena base para consumir alimentos saludables.

Marta Romaní considera este tipo de dieta como un método para optimizar nuestro organismo. ‘’Adaptarse al ayuno intermitente pondrá a nuestro organismo en modo de autofagia (“comerse a sí mismo”) consiguiendo la eficiencia máxima, puesto que recicla todo lo que puede y a la vez se deshace de todo aquello que no necesita.’’ Movilizar la grasa estancada nos permitirá movilizar toxinas y en este momento será de vital importancia una buena hidratación, bebiendo mucha agua y sin olvidar las infusiones depurativas.

Matthias Hespe del Espai Cuinar Sa, experto en cocina saludable, también destaca dos aspectos fundamentales que hay que tener en cuenta para la optimización de este tipo de ayuno y en general para cualquier tipo de hábito alimentario: por un lado nos recuerda la importancia del control de la cantidad de comida en cada comida y, por la otra, insiste en la importancia de una correcta masticación y conciencia de cada mordisco cuando comemos. 

Lo más importante pero, como siempre antes de empezar una nueva dieta o hacer un cambio radical en la alimentación, es consultarlo con un médico o especialista en nutrición. Podéis consultar con Marta Romaní a través de una sesión personalizada o varias propuestas de formación online y presencial. En el Espai Cuinar Sa de Mattias Hespe también os pueden asesorar con una consulta privada y una oferta amplia de talleres.

La salud y el bienestar personal tienen que ser nuestra prioridad y por eso hay que informarse bien de qué puede ser o no beneficioso para nuestro organismo y nuestras necesidades particulares, y con la ayuda de los profesionales, aprender cómo podemos integrar nuevos hábitos como el ayuno intermitente de la manera más adecuada.

Hotel Spa Terraza – Javi Cabrera