Por una vida más lagom

Seguramente muchos habréis oído hablar del concepto danés hygge como una filosofía de vida popularizada en los últimos años que promueve la comodidad y la felicidad. Su esencia centrada en momentos de satisfacción específicos le ha traído algunos detractores. Parece que el tiempo de hygge ya ha terminado y ahora toca promover el lagom sueco. Sí, un concepto ideado por aquellos suecos sanos, felices y uniformemente atractivos.

Exceso es una palabra que bien define nuestro modo de vida actual. En un mundo de contrastes y contradicciones, lagom (pronunciado: laaau-gum) apuesta por la moderación y el equilibrio, es decir, por el término medio. Uno puede pensar que la moderación nunca es sexy y que unas vacaciones sin excesos no son vacaciones, o que una cena con la familia, si no es copiosa no merece la pena. El concepto de lagom busca el equilibrio para que las personas se diviertan, pero que al mismo tiempo se mantengan saludables y satisfechas. Es un término medio entre el exceso y el minimalismo.

No demasiado, no demasiado poco, simplemente correcto

La palabra lagom significa “no demasiado, no demasiado poco, simplemente correcto” y puede ser aplicada en todos los aspectos de nuestra vida. Desde el café que nos tomamos por la mañana, hasta la conciliación de la vida laboral y familiar. La palabra deriva de un acortamiento de la frase «laget om», que literalmente significa «alrededor del equipo». Lagom es por tanto «la mediana, el medio, lo apropiado».

Bien es sabido que a los vikingos les gustaba beber. El hidromiel, su bebida favorita, se servía en un mismo recipiente y se pasaba de mano en mano, por lo que muchas veces no todos llegaban a tomar un sorbo. ¿Por qué? Porqué no todos tomaban una cantidad lagom de hidromiel. La base de lagom es la satisfacción, en la medida que las cosas son suficientes tal y como son. Los suecos dicen “Lagom ër bäst”, que significa “la cantidad correcta es la mejor”.

“La cantidad correcta es la mejor”

Esta idea de moderación como una virtud es algo muy arraigado en las sociedades escandinavas. Des de sus horas de trabajo, hasta sus interacciones sociales, su moda o su diseño de muebles. Para los suecos lagom es un estilo de vida, un hábito de mente. Anhelar una vida más justa, más simple, que te haga más contento y en la que se promueve el bien social por encima del bien individual.

En un mundo donde todo es accesible, lagom se convierte en un buen antídoto. Una oportunidad para apagar y desconectar y dejar de revisar constantemente nuestro teléfono para estar continuamente conectado. Esta filosofía nos permite encontrar la cantidad de tiempo adecuada para relacionarnos con el mundo sin llegar a sentirnos agobiados.

Vivir una vida lagom te lo hará todo más simple, te facilitará el encontrar un punto de equilibrio en el que ser feliz y tener menos estrés. Y recuerda, en las cosas más simples es donde podemos encontrar las mayores alegrías.