La ruta de las hierbas mediterráneas

La más reconocida ruta de las especias es la que se originó a partir del comercio entre mercaderes de diferentes países y se abrió paso a través de los mares y océanos que rodean Europa, Asia y el norte de África para dar a conocer la infinidad de variedades de hierbas y especias que se utilizan hoy en día. Por suerte no hay que ir tan lejos para descubrir la variedad de especies y la riqueza botánica que tenemos en la Costa Brava y en el Pirineo de Girona. Las hierbas y condimentos constituyen un recurso excelente para introducir nuevos sabores dentro de la cocina, reducir el uso de la sal y viajar a través del paladar a lugares únicos.

La gastrobotánica y su filosofía empiezan a tener un gran impacto en el mundo gastronómico. Muchos restaurantes reconocidos ya tienen asesores que los aconsejan sobre qué productos vegetales utilizar en sus menús, como es el caso de El Celler de Can Roca, en Girona, donde el biólogo Evarist March trabaja desde hace cinco años asesorando a los hermanos Roca. Muchas de estas especias y hierbas que utilizan los restaurantes, también se usan como remedios curativos desde hace muchos años, y ya nuestras abuelas o bisabuelas los utilizaban. ¿Sabes de cuáles hablamos?

Foto del ebook «Un viaje sensorial». Kristina Ubach fotógrafa

> El Laurel es originario de la zona del Mediterráneo, un condimento básico de la gastronomía que se utiliza para aromatizar sopas, pasta, estofados y guisos. ¡Ha viajado por las cocinas del mundo entero!

> El Romero es muy querido en la cocina y es muy útil. Es una planta medicinal utilizada para mejorar la circulación sanguínea. Además, sus hojas también se utilizan para elaborar remedios naturales para el sistema digestivo. ¿Quién no lo tiene en su despensa?

> Otro que tampoco puede faltar es el tomillo, una planta medicinal con una gran variedad de propiedades beneficiosas para nuestro organismo. También suele utilizarse para hacer la popular sopa de tomillo.

Si echas un vistazo a los perfiles de Marta Romaní, especialista en nutrición, descubrirás propuestas para introducir estas especias en tus recetas, cómo hacer un buen uso de ellas y mejorar la alimentación para conseguir un mejor bienestar.

Los jardines de la Costa Brava

Si quieres aprovechar para conocer la riqueza natural de nuestro territorio paseando por la Costa Brava, te proponemos descubrir los jardines con las plantas más exóticas y con usos comestibles: te invitamos a hacer la ruta por Blanes, pasando por Lloret de Mar y Playa de Aro y la Escala. ¡No te lo pierdas!

Foto del ebook «Un viaje sensorial». Kristina Ubach fotógrafa

Uno de los jardines más bonitos y conocidos es el Jardín Botánico de Marimurtra, situado en Blanes sobre unos acantilados que rodean el mar y donde se pueden contemplar algunas de las vistas más espectaculares de la costa y conocer más de cuatro mil especies vegetales de cinco continentes diferentes. Esto permite al visitante viajar por el mundo mientras descubren la botánica y los idílicos paisajes de la Costa Brava.

Foto del ebook «Un viaje sensorial». Kristina Ubach fotógrafa

Otro que también hay que destacar de Blanes es el Jardín Tropical Paraje Piña de Rosa. Este jardín dispone de unas 50 hectáreas y combina la ciencia y el arte en cada uno de sus rincones. Además de la flora autóctona, contiene más de 7.000 referencias vegetales, en ocasiones procedentes de su hábitat natural, viveros o colecciones particulares.

Situado encima de un acantilado entre Cala Boadella y la Playa de Fenals no te puedes perder uno de los tesoros más preciados de Lloret de Mar, los Jardines de Santa Clotilde, caracterizados por unas impresionantes vistas sobre el mar. Este es un espacio idóneo para pasear y relajarse. Sus vistas y arquitectura laberíntica con fuentes y estatuas lo hacen un lugar mágico.

Por último, pero no menos importante, tenemos los Jardines de Cap Roig, situados entre los municipios de Palafrugell y Mont-ras, que son por su singularidad un espacio único en el Mediterráneo, con una extensión de 20 hectáreas donde encontramos más de 800 especies botánicas. Estos también te pueden sonar, puesto que son el escenario del gran Festival de Cap Roig.