La esencia y personalidad de los valles del Pirineo al Hotel-Spa Resguard dels Vents

Si te gusta la naturaleza y tienes ganas de desconectar en uno de los lugares más especiales del Pirineo de Girona, el Hotel-Spa Resguard dels Vents es el lugar ideal para disfrutar de un fin de semana de tranquilidad y silencio entre los prados y bosques que lo rodean. Desde unos 1.000 metros de altitud puedes contemplar unas magníficas vistas de la Vall de Ribes de Freser y su entorno único, enclavado en una finca de ganadería ecológica, donde todo su entorno respira autenticidad, sostenibilidad y bienestar. Además, destaca por la singularidad que tiene, puesto que es un edificio de nueva construcción pero que sigue las características de las antiguas edificaciones de montaña, con mucha personalidad y encanto, donde la esencia rural de la vida en la montaña impregna todos sus rincones de naturaleza.

Archivo PTCGB. Hotel Resguard dels vents. Javi Cabrera

Uno de los espacios más apreciados por los visitantes del hotel es su Spa, un espacio pensado para cuidar y relajar el cuerpo, oxigenar la mente y mejorar el bienestar, gracias a las instalaciones que tienen: piscina cubierta climatizada, hidromasaje, sauna finlandesa, baño turco, duchas de contraste y de esencias, mármoles calientes, salas de masajes con tratamientos relajantes, descontracturantes y de belleza. Es hora de cuidarse, ¿te apuntas?

Archivo PTCGB. Hotel Resguard dels vents. Javi Cabrera

Otro elemento que tenemos que tener en cuenta para conseguir un buen bienestar es la alimentación, esta tiene que ser saludable y curada y es por eso que la gastronomía que ofrece el restaurante se caracteriza por una alta calidad, no tanto por la dieta en sí, sino por los productos que ofrecen, puesto que la mayoría son alimentos de proximidad y totalmente ecológicos. Los ingredientes, las recetas y el gusto de cada plato son otra muestra de la identidad de esta zona. Sumérgete un poquito más degustando la gastronomía de la comarca: los guisos con carne de becerra, setas y patatas, los embutidos, la miel más dulce que probarás nunca, los quesos y los postres.

Archivo PTCGB. Hotel Resguard dels vents. Javi Cabrera

Después de una buena comida, es momento para dejarte seducir por el entorno y la amplia red de senderos y caminos que se están habilitando para todos los niveles y públicos que permiten conocer el territorio tranquilamente a pie. También podemos hacer turismo cultural por la Vall de Ribes de Freser, donde podrás disfrutar de exposiciones, del arte románico característico de esta zona y rutas de senderismo llenas de historia. Encontrarás todos los ingredientes para irte con un magnífico sabor de boca, entendiendo por qué este valle es uno de los lugares con más magia de Girona.

Aparte de los evidentes beneficios para la salud que tiene el simple hecho de estar en contacto con la naturaleza y en un lugar sin contaminación, también os proponemos ir más allá con las experiencias de los baños de bosque, otra manera de conectar con la naturaleza a través de los bosques terapéuticos. ¿Lo has probado nunca? Si todavía no has visitado nunca un bosque de este modo, os invitamos a visitar de la mano de la Cooperativa Sèlvans el Bosque del Pla de la Barraca, cerca del Parque Natural de las Cabeceras del Ter y el Freser, en el vertiente suroeste de la cumbre de Estremera, Planoles, a 1800 m de altitud. El itinerario que proponen nos muestra su esencia, impregnada en cada uno de sus rincones, acogiendo nuestro andar acompañado del silencio más plácido.

Seguro que de paisajes idílicos hay muchos, pero los valles del Pirineo no te dejarán de sorprender, puesto que estos reúnen un gran abanico de opciones y experiencias de bienestar en un territorio reducido y próximo que permite disfrutar en poco tiempo de muchas actividades. No te lo pienses más y descubre otra manera de vivir estos parajes de desconexión ahora que se acerca el buen tiempo.