Hygge: el sencillo secreto de la felicidad

El hygge –que se pronuncia “hu-ga”– es una filosofía de vida que promueve la felicidad basada en los placeres sencillos. Proveniente de Dinamarca, el hygge es un movimiento que busca el bienestar y el confort dedicado a disfrutar de los planes sencillos y relajados rodeados de los entornos y personas que nos aportan felicidad. En los hoteles es una tendencia que cada vez más ofrecen a sus clientes para que su estancia sea lo más reconfortante. Y cuál es el secreto hygge? Los países nórdicos son los que lo saben mejor.

La decoración del espacio también es fundamental para el corriente hygge porque se busca crear un espacio que aporte tranquilidad y calma para hacernos sentir a gusto con nuestro entorno y alejados de las inquietudes. Por tanto, la decoración está dedicada a las personas, es decir, escoger un mueble no dependerá de su estética sino de lo que signifique para la persona.

Dinamarca es el país más feliz del mundo según un informe de la ONU. Más allá de su estado de bienestar, la clave de su felicidad es el hygge.

Hygge y la tendencia de valorar cada vez más los pequeños placeres.

 

Aunque la práctica del hygge sea más proclive durante el otoño o el invierno también se puede practicar en la primavera y el verano para que la práctica del hygge no depende de una época del año sino de buscar el momento y dedicado tiempo diario para realizar lo que nos haga sentir bien con nuestro entorno y con nosotros mismos.

Los buenos momentos que se comparten siempre son especiales.

 

Si lo que quieres es llevar una vida hygge para ser más feliz debes integrarte con tu hogar. Para hacerlo, debes aplicar correctamente los siguientes fundamentos del hygge:

  • Cerca del fuego. La sensación de calor de la chimenea es una de las sensaciones más reconfortantes.
  • La luz de las velas. Las velas crean un espacio íntimo que puedes disfrutar solo o acompañado.
  • Detalles que recuerdan experiencias. Es importante decorar la casa con fotografías u objetos con un valor sentimental para que aportan confort y familiaridad.
  • Muebles de madera. La madera es un material imprescindible para la práctica del hygge incluye conectar con la naturaleza.
  • Comparte tu casa. El hygge se puede producir en cualquier lugar. Una barbacoa al aire libre durante el verano, un paseo rodeado de naturaleza o un aperitivo con amigos y familiares en el comedor de casa son maneras que contribuirán a la felicidad hygge.