Camina hacia la mejora de tu salud

Caminar puede ser una buena introducción al mundo del deporte. Tanto si eres un apasionado del ejercicio físico como si no, esta práctica se puede convertir en tu mejor aliada. Todos los que la prueban se enganchan. ¡Estás avisado!

Ábrete camino con una salud de hierro

Caminar a buen ritmo ayuda a ejercitar los músculos y, dado que se necesita más energía que si caminamos lentamente, hace que quememos más calorías. Los beneficios de un paseo a buen ritmo son muy diversos:

  • Reducción del riesgo de enfermedades como la diabetes, el asma y algunos tipos de cáncer, como los de colon, mama y útero.
  • Fortalecimiento del corazón. Caminar reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes vasculares cerebrales. Cualquier actividad que promueva el bombeo de la sangre es un buen ejercicio para el corazón y el sistema circulatorio.
  • Mantenimiento del peso. Si quieres perder peso, necesitas quemar unas 500 calorías más de las que consumes. Cuanto más deprisa andes, más quemarás. Por otro lado, aumentarás la masa y el tono musculares, lo que propiciará que tu metabolismo funcione más rápido.
  • Tonificación de piernas, glúteos, abdominales y brazos. Ejercitarás y fortalecerás las piernas, definiéndolas y elevando los glúteos. Si, además, cuidas tu postura corporal, tonificarás los abdominales y reducirás la cintura. Los brazos, la espalda y los hombros también se harán más fuertes.
  • Prevención de la demencia y la osteoporosis. Se sabe que la actividad física reduce hasta en un 40 % el riesgo de demencia, ya que evita la contracción del cerebro y protege nuestra memoria a lo largo de los años. En lo que respecta a la osteoporosis, caminando cargamos nuestro propio peso, lo cual nos estimula y fortalece los huesos y, de esta forma, nos ayuda a prevenir enfermedades como la artritis.
  • Incremento de los niveles de vitamina D. La vitamina D es un nutriente que se puede obtener tomando el sol; una buena manera de adquirirlo, por tanto, es caminando a la luz del día. Eso sí, siempre con protección.
  • Aumento de la energía. Andar activa la circulación y oxigena el cuerpo. Las articulaciones se liberan de la rigidez y la tensión muscular se suaviza.

Bienestar en los caminos de ronda

Todos estos puntos positivos que aporta caminar mejorarán tu sensación de bienestar. Si mantienes un nivel de ejercicio regular, tu estado de ánimo se verá favorecido y reducirás el estrés y la ansiedad.

Si caminar es un hábito saludable, hacerlo en un entorno como los caminos de ronda de la Costa Brava lo convierte en idílico. El mar, los árboles, los acantilados, las calas escondidas… Ponerse en forma rodeado de un paisaje de ensueño es un placer reservado solo a algunos privilegiados. La Costa Brava tiene un total de dieciocho caminos de ronda, desde Blanes hasta Portbou, por los cuales podrás pasear, caminar e incluso, si te animas, correr. El mejor entorno natural para practicar deporte, desconectar la mente y también relajarte. Cuidar la salud acompañado por el mar: ¿puede haber algo mejor?