Caldes de Malavella, un manantial de bienestar.

Caldes de Malavella, situada a medio camino de la Costa Brava y la Sierra de las Guilleries, es un territorio lleno de contrastes y tradiciones. Aparte de su patrimonio y su riqueza arquitectónica, que plasma el paso de todas las civilizaciones que han vivido a lo largo de los siglos, Caldes de Malavella es un manantial de bienestar. En una misma ciudad se puede disfrutar de las propiedades de sus aguas termales milenarias, degustar la gastronomía de proximidad, hacer deporte en el mejor resort de golf de Europa o bien disfrutar de la naturaleza recorriendo los más de 140 km de rutas de senderismo de las que dispone.

Es un espacio perfecto para llenarse de salud y bienestar, buscar la estabilidad emocional y la vida contemplativa, y todo ello en un entorno natural que invita a sus visitantes a vivir una experiencia del todo transformadora.

Las aguas de Caldes de Malavella

Si lo que buscas es relax, hay un motivo por el que este es el destino perfecto: las aguas termales. El termalismo se ha configurado en este territorio como uno de los principales símbolos de identidad a lo largo de los siglos, sobre todo por sus propiedades curativas y sus tratamientos hidroterapéuticos.

Caldes de Malavella siempre ha disfrutado de las surgencias de aguas termales que bajan desde 1000 metros de altitud, adquiriendo sus propiedades mineromedicinales durante el transcurso de su descenso. Tanto es así que los romanos, conocedores de los beneficios de esta agua se establecieron en Caldes de Malavella otorgándole el nombre de “Aquae Calidae”.

Estas aguas calientes y carbonizadas las recogen los embotellamientos y varios equipamientos del municipio, como es el caso del Balneario Vichy Catalán.

Mucho más que un balneario

Aparte del alojamiento y sus servicios de termalismo, el Balneario Vichy Catalán cuenta con una total tranquilidad y un entorno natural lleno de calma. Su jardín y los espacios comunes guardan años de historia, incluso el edificio se ha considerado patrimonio arquitectónico de Cataluña, y cuenta también con una piscina al aire libre y otros elementos que convierten este hotel en un templo de bienestar.

A través del agua termal mineromedicinal, el hotel ofrece una gran diversidad de tratamientos de cuidado corporal y de belleza. La realidad es que son muchas las personas de diversas edades e intereses las que disfrutan del Spa y el circuito termal del balneario. En este espacio sus visitantes pueden vivir una experiencia del todo reconfortante, desconectar del día a día y regalarse un rato de bienestar.

Sus tratamientos especiales, como el programa antiestrés y el programa depurativo, son algunos de los más demandados, con la capacidad de aportar un relax generalizado a sus clientes y reducir el estrés o el malestar a través de masajes y otras disciplinas. Saunas, inhalaciones, duchas a presión, duchas horizontales, masajes, envolturas de guardabarros y parafinas, drenajes linfáticos, tratamientos de adelgazamiento o reafirmantes, y muchas otras terapias vinculadas a la belleza y al bienestar son todo lo que puedes encontrar en este equipamiento.

En el Balneario Vichy Catalán también se puede disfrutar de varios menús equilibrados, elaborados con producto de mercado y proximidad, haciendo realidad aquello de ” somos lo que comemos ”.Una alimentación sana es sinónimo de salud física y emocional.

Un entorno natural privilegiado

La comarca de la Selva cuenta con un entorno natural de gran riqueza para aquellos a quienes les interesa el deporte moderado: desde el punto llamado ” km0 ”, situado sobre la fuente termal de la Mina, se pueden disfrutar de más de diez rutas de senderismo y de BTT que recorren el paisaje de la zona.

La Ruta de las Ermitas, por ejemplo, cobra un especial interés para aquellos que quieren descubrir sus árboles milenarios, bosques repletos de ríos y fantásticas vistas de la comarca. Tanto es así que el Ayuntamiento del municipio ha realizado un inventario de árboles singulares y de interés local que recoge sus características, dimensiones, su historia y otros aspectos destacados que proponen diversas actuaciones para conservarlos. No es extraño, pues, que en esta zona se hagan diversas actividades relacionadas con los baños de bosque y otras terapias curativas. Sus bosques de gran calidad paisajística se caracterizan por sus propiedades medicinales, capaces de prevenir enfermedades o complementar otros tratamientos de salud. La Asociación Sèlvans es la encargada de llevar a cabo varios baños de bosque en Can Fornaca, un espacio natural donde se respira la paz y tranquilidad que buscan sus visitantes.

Un destino revitalizador

En Caldes de Malavella son conscientes del patrimonio del que disponen y por ello tienen el objetivo de seguir buscando nuevas experiencias turísticas y crear un viaje respetuoso con el medio ambiente, sostenible, con la idea de consolidar un destino perfecto para la desconexión y el reencuentro con uno mismo en un entorno natural idílico. Sin duda toda su oferta de servicios y equipamientos invita a la búsqueda de la salud personal con el objetivo final de encontrar el equilibrio emocional y corporal.

”Malavella’t Caldes, villa termal”: este es el eslogan del municipio y, de hecho, con todo lo que hemos explicado podemos entender perfectamente este juego de palabras con el sugerente ”maravíllate”, jugando también con los colores azules que hacen referencia al agua, los rojos que reflejan la temperatura de esta, el termalismo y el vulcanismo de la zona, y el color verde que evoca la naturaleza y el turismo activo del territorio.


Sin duda, Caldes de Malavella es una mezcla perfecta de bienestar, salud, turismo activo y naturaleza. Si no quieres perderte ninguna de sus actividades y servicios relacionados con el turismo de salud y bienestar podrás seguirlos en Facebook (@turismecaldes) en Twitter (@Turisme_Caldes) y en Instagram (@visit_caldes), o a través también de nuestras redes sociales Wellness Costa Brava.